22 noviembre 2016

Los últimos Arte-Sanos... ROBERTO KUSTERLE








Escuchó durante horas...
Bits, gigabytes, MIBOR, ratio, dígitos, sistemas binarios …
No entendía nada. Le importaban muy poco las abstracciones financieras o tecnológicas. Invisibles, inertes, a la postre inservibles. Si no le hacía sentir o no era tangible, no le interesaba. ¿Alguien ha visto un megahertzio? ¿a qué huele el MIBOR? ¿te quitan el hambre un gigabyte y tres ratios? ¿un bit te guarece de algo?... ¡humo! ¡intemperie! ¡niñatos de mierda! ... Extendió sus enormes manos y miró fijamente cada surco, cada cicatriz cincelada por la vida. Esa que había vivido hasta el fondo y de un trago. Sabía el cómo y cuando de cada pliegue profundo, hendidura suave, línea tangente, curva o secante de su piel. Se sabía. Sabía mucho sobre casi todo. Bastante más que la mayoría sobre algo. ¿Estos de Wall Street qué saben? ¿Qué hacen a parte de mover dígitos y especular ? ¿qué han construido? ¿Alguien recordará su nombre mirando algo?...

...Sin apartar la mirada de sus manos
su oscuridad mutó a sonrisa...

...Tallador fino de gubia en madera, cincelador de piedra, equilibrista de andamios. Fundidor, maquinista de hornos, cizallas y fraguas. Doblegador de hierros, joyero de dedos machacados. Alfarero embadurnado de barro, torno y horma de zapatero. Hasta marinero de altura había sido, allá lejos en el Gran Sol, entre el paralelo 48 y 60 cerca de los fríos polares, pero se le congeló el alma matando merluzas, viendo de cerca la muerte y tanto hielo al alrededor. Necesitó volver a tierra. Oler árboles, pisar hojas, escuchar pájaros, sobre todo palpar carne. Tomar algo cálido entre sus brazos, dejarse envolver e irse. Regresar, volver a perderse y resurgir. Este era su oficio, arte-sano. Su pasión, vivir.    







           Este ha sido mi pequeño homenaje a todos los hombres
                             que en la era de la obsolescencia programada, 
                                                la digitalización y el fast food vital, 
                                                                               siguen haciendo las cosas  
                                                                               como  siempre se han hecho.  
       A conciencia, con oficio y entrega. 
                             Al margen de  modas 
                           tendencias y mercados. 

             Mi admiración para todos ellos.
                                                                                           
                                                                                                     De         
                                                                                                        paso 
                                                                                                     Os 
                                                                                                     presento a…




ROBERTO KUSTERLE
- Todas las fotografías de esta entrada son suyas - 



Es un artista italiano. Primero pintor, después fotógrafo, haciendo hasta hoy sus fotografías en analógico (con carrete y revelado químico) aunando todas las técnicas. Pinta los negativos como antiguamente, uno a uno, con resinas y cristales. Trabaja muchísimo la escenografía de cada imagen. Sus modelos habituales son los vecinos del pueblo donde nació en 1948 y aun sigue viviendo. Un pequeño pueblecito al norte de Italia, entre el Adriático y la antigua Yugoslavia. Su fotografía -a veces nada fácil de ver por su dramatismo- es un canto a la naturaleza y al hombre en un ambiente tan onírico como mágicamente creativo. Un dinosaurio en pleno siglo XXI. Un artista de los de verdad, de los de siempre ;)








 ♫   ♬ ♪  ♫ ♩ ♬   ♪  ♫