21 marzo 2017

Hora de despertar! ; )







 F
u
era
blanco, dentro negro.
Negro absoluto. Negro negrísimo, 
porque oscuridad no es ausencia de luz,
es ausencia de su necesidad. Sientes la oscuridad al 
 extrañar la falta de claridad. La pupila muerta de sed dilata para
absorber la poquita luz que encuentra. Aun hay esperanza.
Cuando te instalas en la negrura formas parte de ella.
Eres oscuridad. Tus ojos se colocan en modo gato.
Escuchas al silencio, la muerte sabe a lluvia 
ácida en la boca, te duele respirar 
y comienza a aterrarte salir.
Sabes que fuera de la oscuridad eres visible y a fuerza de no mirar
 olvidas cómo ver  -eso pensaba él- hibernando desde hacía tanto.
  Imponentemente digno, fuerte  y  firme fuera. Dentro denso.
Viviendo con lentitud férrea de tren de vapor helado. 
Listísimo, sabio de vida, respetado pero 
completamente  aislado en 
la gama que va 
del  gris 
oscuro al negro. 
Instalado en la rutina 
diaria de existir,
 no ser
 acuchillado por el viento, 
contar nubes y cobijar pájaros.
 No 
sentía las cosquillas
de  las  hormigas,
ni el susurro de
las mariposas,
ni el suave
deslizar
de los

g

u

s

a

n

o

s

Nada.
Vivía muerto. 
Poderosamente anclado, 
impertérritamente plantado 
 sin más aliciente que ver amanecer.

Hasta que una mañana llegó ella. 

Sus ojos brillaban tanto como su sonrisa.
Corrió hacia él y se le abrazó muy fuerte
 -no le abarcaba-
pegó su nariz a su áspero costado, saltó 
a su regazo, desde allí trepó por sus
 hombros como una ardilla y 
con un suave balanceo 
se colgó de su 
brazo






  
Desde 
  allí,         boca abajo
le  dijo:






¡¡ Hola árbol !!

te he visto desde lejos,
he venido a rescatarte de tu invierno 
¡despierta! por favor abre tus (h)oj@s y mira ...

ha llegdo ; )